Más que mil palabras


Norberto Chavez, un gran docente del diseño, que allá por los años 1990 influenció en mis comienzos como diseñador, nos lleva en esta nota al mundo sobre la retórica de la imagen y los caligramas de Alejandro Ros, con textos y explicaciones como las que nos tiene acostumbrados e imágenes simples que utilizando la tipografía como herramienta para graficar el concepto.

Nos dice:

Parafraseando al célebre proverbio, una gran amiga —Nelly Schnaith—, solía decir que una imagen vale por mil palabras sólo si esas mil palabas son efectivamente leídas en tal imagen. Y a eso voy. En un artículo anterior(Saber retórica o saber hablar) ya intentaba aclarar la diferencia entre la retórica como disciplina teórica y la «capacidad retórica» como habilidad espontánea del hablante; aquellas que mi amigo Román Esqueda llama, respectivamente, «retórica teórica» y «retórica práctica».

Aplicados esos conceptos a la retórica gráfica, quedamos ante la problemática de la simbolización icónica del discurso verbal. O sea, la transmisión de ideas sin palabras; por cierto, una función específica de la ilustración. Esta función es asumida por el diseño gráfico en alguna de sus aplicaciones; tales, por ejemplo, las portadas de libro ilustradas o los carteles ilustrados. Ver nota completa en Foroalfa

 

Moda